Ausentes en los cielos

 

 

Midiendo la tristeza en océanos

y la naturaleza de las cosas en tiempo

sinónimo de alfares abandonados y de viento,

hasta colmarse la última gota del verso

que lo sostiene, viajando, siempre hacia adentro,

en un eterno y largo descubrimiento,

se llega a contemplar, más allá de los cielos,

el soplo de los besos queridos,

que sobre las olas saladas y bajo las aladas nubes

todos los que nunca llegamos a conocer nos dieron.

 

 

                             a Vicente, Asunción y Lorenzo

 

Ort

Pintura a la luz anaranjada

 

 

Aleteando en las ramas aéreas crepusculares

fascinadas y descalzas de los sueños

los viejos baúles las cartas azules y los cielos

laten entre las cerraduras negras que pupilas

heridas como agujeros espaciales y eternos

abren hacia los astros fulgurantes y alcanzables

ensanchados por las flores purpúreas y los mapas

de los tesoros escondidos donde viven tus besos.

 

Así que, en esta noche atareada de terrenos

fantásticos y maravillosos que otros puñados

de mundos mezclaron sobre tus cabellos

ábreme tu cama, hazme a tu lado un hueco

entre la madrugada sonámbula y la almohada

que destilando aquella locura anaranjada

de luna que boga navegando por la ventana

se viene a esparcir soplando por tu piel

sobre tus hombros y por las sábanas blancas

que te ven dormir, mientras bajo la persiana

para continuar con mis dedos lo que la luz

descifró entre caricias que no notabas.

 

ORT 2018

Parnaso

 

 

 

 

Mis hermanos,

nuestra patria

es una argenta platea

de rocas asomadas

a un teatro milenario

donde los siglos

cual columbarios,

entre pinos, olivos

y algunos castaños,

flanquean las tumbas

de las musas oriundas

olvidadas con los años.

 

Las columnas taladas

de los templos saqueados,

la cruz impuesta

al infiel antepasado,

delimitó la tierra

de las reinas de las artes

para el pasto del ganado

y se oscureció la tierra

y el cuerpo del saber

a trozos desmembrado,

su lengua, su razón

sus labios y sus manos,

se esparció por el mapa

de la vieja Europa

que tiene el corazón de espada,

y en el filo sus ojos clavados.

 

Viendo tu páramo

vetusto monte

rey Parnaso,

golpean en mi corazón

los ecos de tu pasado

y la tinta azul celeste

de mi rizada pluma

se torna de un negro

tenebroso y calcinado

por la amargura del olor

a tantos libros quemados,

mutilados por los hombres

que a la hoguera los arrojaron

sabiendo y sin querer saber

que en invierno letra a letra

se calentaban con los astros!

 

Pero también allí,

al abrigo de los rayos

del sol nacen salvajes

los laureles que antaño

sirvieran para coronar

a cantores, poetas

y amantes

con sus liras bajo los brazos,

y allí resuenan aun

las aventuras del Argos,

de Jasón y Medea,

la cólera de Aquiles o la Odisea

y es por eso que hasta allí

han ido volando

los espíritus liberados

de cada uno de los cantores

que este diablo mundo ha dado,

famosos y humildes, allí,

de todos guardan los arboles

del laurel encerrado su canto

y como hojas sin nombre,

al viento se mueven bordando

de más semillas los aires

para hacerlas germinar

soplando en otros campos.

 

Esto es lo que sentí,

bajo él, hermanos,

y mientras me alejaba

tornaban la vista atrás

mis ojos cautivados

para mirar una vez más

sus cabellos erizados,

extendidos desde lo alto

del cielo casi al pie

del mar Mediterráneo,

volando verdes, grises

y pardos, al rubí ocaso

de un día que moría

conmigo enamorado.

 

Hasta que el sol se puso,

no deje de mirarlo.

 

 

                                  A todos mis hermanos

 

 

Ort

Delfos grecia, 2018 .

El fantasma del castillo

 

 

 

 

 

Mentira si dijera

que era una noche de lluvia,

que los rayos aguijonearan        

las corneas es posible

ya que el sol y la música

de sus destellos, blandían

la espada del ocaso

con inusitada furia

sobre los muros derruidos

de aquella fortaleza fecunda

de clavelillos y de sombras

agrietadas por las que manaba

la sangre dorada del horizonte.

 

Se levantaba el castillo

junto a una desdentada torre

gobernada por humildes nidos

en las orillas de los aires              

y resbalando por ella,

como picas colgadas

en una catarata de naipes,

en suaves espirales,

las rosas destilaban luz,

a través de sus cuerpos

escarlata cual cristales,

silenciosas, señalando

con sus espinas

los cuatro puntos cardinales.

 

Allí vagaba

lo que quedaba, lo que fue,

una sombra, por lo que se,

de un enamorado blanco

de veleras cabelleras

arrastrando las letras

como cadenas, a los pies

y que todos los días

cuando ardía el atardecer

se sacaba de sus bolsillos

tinta para que los pajarillos

heridos retomaran el vuelo

con alas arrugadas de papel

arrancado de las hojas

de los libros de los sueños

que guardaba para él.

 

Su barba negra, al sol

eran lirios amarillos

que lucía con orgullo

por los arcos quebrados

y los ruinosos pasillos

que hacían de puertos

para los lamentos

de los vientos

que con sus recuerdos

se mezclaban olvidados

y hacían sencillos versos

 

 

subía a la torre

sentía ser eco

callado y quieto

en el aire;

un beso,

vagaba por el tiempo

perdido y sin buscar

su sombra ni su cuerpo

su corazón huido,

ni su aliento.

 

Ellos se fueron

al cielo con su musa

y del recuerdo,

de su amor aquí

ya solo queda esto,

un castillo derruido

y un fantasma

empeñado en vivir

y hablarle a las amapolas

mientras lo devora el silencio.

 

Allí lo vi,

y mentiría si dijera

que no era yo aquel fantasma

fijando desde lejos

sus negras pupilas en mí,

y mentiría si dijera

que no empecé ya a morir,

ni que el olvido borrará

como la noche cuanto he hecho,

como un enorme bosque

absorbiendo un pequeño jardín,

 

abandonado,

en fin.

 

 

 

 

Ort 2018

Pasaje Nochero

 

 

 

 

A una palmada

 

caen los astros

y bajo las alas

de una paloma

de media luna,

por callejones

donde las velas

de los balcones

nada alumbran,

bajan a posarse,

cuelgan figuras

de sus sombras

cual sombreros

para las musas

que desnudas

por las calles

invocan ebrias

en la penumbra

de los portales,

de astros la furia

estrellada de la lluvia.

 

Que los luceros

blancos, caídos

 

brillen y refuljan,

su danza no pare,

 

y los faroles,

que la belleza

con su luz denuncian,

 

lloren enamorados

de sus melenas rubias.

 

Que rocen con los pies

las margaritas tristes

 

de las aceras oscuras,

y como las antorchas

 

se enciendan febriles,

y alcancen con sus dedos

las olímpicas lagunas.

 

 

 

 

Ort. 2018