Pasaje Nochero

 

 

 

 

A una palmada

 

caen los astros

y bajo las alas

de una paloma

de media luna,

por callejones

donde las velas

de los balcones

nada alumbran,

bajan a posarse,

cuelgan figuras

de sus sombras

cual sombreros

para las musas

que desnudas

por las calles

invocan ebrias

en la penumbra

de los portales,

de astros la furia

estrellada de la lluvia.

 

Que los luceros

blancos, caídos

 

brillen y refuljan,

su danza no pare,

 

y los faroles,

que la belleza

con su luz denuncian,

 

lloren enamorados

de sus melenas rubias.

 

Que rocen con los pies

las margaritas tristes

 

de las aceras oscuras,

y como las antorchas

 

se enciendan febriles,

y alcancen con sus dedos

las olímpicas lagunas.

 

 

 

 

Ort. 2018

Al Cantar el gallo

 

 

Por la noche somos muertos

quemados por las estrellas

y por el día somos restos

de sueños

arrojados a las escombreras

 

Veleros de mástiles tuertos

que fondean en desiertos

oceánicos donde los ecos

mecánicos de los huesos

mueven los duros remos

con titánicos esfuerzos.

 

Extintos cometas fugaces

apagados por negras nubes

almas levantadas al gallo

para morir en las cumbres

donde sueños de extraños

son cadenas de herrumbres,

que sepultando los años,

de sombras quiebran,

nuestras luces.

 

 

 

Ort.