Publicado el

Tras el rio

Entre espesos corales terrestres

y lentas plumas vagabundas y silvestres

en un océano de bosques brillantes y verdes

incautos, pacientes, sobrecogidos, ardientes

 

abría yo mis ojos, y al mirarte, y al verte,

como quien el mundo en el bolsillo tiene

Deshacía en mil pedazos silenciosos mi mente

suspirándola al viento que va, que viene.

 

Un murmullo de lagos hacia el mar se van

como una bandada de pájaros de roca en roca.

En su camino cuatro chopos viejos mirando están

en las aguas del río su figura, turbada y tosca

 

Rastreaba yo mis pensamientos en su fuente

ensanchándole el corazón al verso que se va

donde quiera que se halle mi suerte.

 

Largo camino queda. me dijo el chopo,

en la desembocadura está,

allí duerme.

 

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s