La Calle

 

 

 

La calle es el Senado,

la calle es el Imperio,

lo fue, lo es,

y lo seguirá siendo.

La auténtica patria del Pueblo

el Arma el Alma, la Lucha

y la bofetada al silencio impuesto.

Pero también

el paredón sangriento

donde quieren descerrajar

-siempre han querido-

dos tiros al libertario pensamiento.

 

La calle

es el Congreso Soberano

donde son libres

todos los clamores

de la patria opresa,

NO de los traidores

con los bolsillos llenos

y la moral infecta

NO de los ladrones

que exprimen a los pobres

y trafican sus miserias

vertiendo veneno

arrastrando el orgullo

de nuestra obrera tierra!

 

La calle es el aliento

puro de fraternidad

que nos hacen reprimir.

Es poderosa, y lo saben;

y protesta, y la encadenan,

y la llevan como una perra

para que beba

en contaminadas aguas

de sucias ideas

fascistas y viejas.

La lucha es el único camino

cualquiera que sea,

yo escribo,

unos cantan, otros viven

y otros sufren,

por cuatro galones

que tan solo dan rabia y pena

y todos gritamos

para cambiar esta suerte

y girar de nuevo esta rueda

en la calle, en el campo

que el pueblo todo es una era,

y con orgullo nacimos

y no llevaremos la vergüenza!

 

 

Ort