Publicado el

Solares en el Alma

018_esqueletos_cartel_bn_web

 

 

 

De bellas nubes otoñales

anda surcado el día,

¿Te apetece salir a pasear?

Agarra mi mano

vamos en busca de la verdad

y si no la encontramos

mía es toda la culpa

pues soy yo la voz que invita

y son mis ojos los que te contarán,

 

lo que han visto,

para bien y para mal.

ahora mira…

 

 

Esqueletos de edificios

de hormigón armado

entre la bruma de la tarde

parecen gritar y reír

Y decir que jamás serán terminados.

 

-lentos van mis pasos por la calle

voy en silencio, caminando.-

 

En un portal una familia

Impotente y abrazada llora,

ahí está la policía

desahuciando esperanzas.

En vez de humanidad

siembran el espanto

el desgarrado llanto del padre

Se me clava en el alma

hace que aspire con fuerza el viento

me pregunte por la justicia,

y por qué lo estamos permitiendo.

A que estamos esperando.

 

Vivo en la época

de los solares polvorientos

que no recuerdan a la guerra,

que son sueños muertos

enterrados por la arena

y por millones de hambrientos

 

sangrienta herencia

de bancos y gobiernos.

 

Vagabundos de carrera

doctorados en destierros

de la patria ajada fuera,

dejando sonrisas y besos

y una vida ya quebrada

lacrada por las lagrimas

en cofres de recuerdos

 

y los que aquí se quedan

las gotas de sudor llevan

tatuadas en su frente,

traicionados van, y con un se vende

obra de señoritos,

banqueros y presidentes

 

A esto hemos llegado

por no haber hallado la mano

negra que los hilos mueve

y ahora la libertad ha pasado

de las colinas a los pantanos

oscuros y ahí espera

mortalmente pálida,

preguntando por su suerte.

 

Porque el hombre se olvidó

de que es hombre,

Y como un cobarde lo consiente.

 

 

 

Ort.

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s