Safo

safo

 

Quien tuvo la gran lira, lengua

de las musas, el laurel y las hadas

al servicio cristalino de sus pies

descalzos como la noche clara.

 

Quien tuvo en su pluma la gran nata

de fundir en los vientos la palabra

y enfrentarse al tiempo con la espada

de unas flores gigantes esculpidas en nácar,

 

escondidas pero ardientes,

en el corazón de las manzanas.

 

Quien fue libre, tú, tan adorada,

que hasta el mismo Aristóteles

ante tus versos humilló su rabia,

doblegándose a aquella voz tan alta

 

Safo, tú entre los poetas

tú entre todos los que gimieron

en volcanes de llanto sus alboradas,

la más grande estrella de todas las madrugadas.

 

Tú, que en un mundo cruel

lira en mano cantaste al amor

universal de dos cuerpos cualesquiera

que fueran que se amaran, tú.

 

Tú, la condenada, que por santa cruzada

quisieron enterrar a la luz de la llama

tu lengua sin saber que el fuego sonoro

lanzaría de nuevo al aire tu poesía descarnada,

 

cantada entre los astros y devuelta a la tierra

como un cometa aplastando su intolerancia,

 

llama que era alumna de la universal mirada

humana que acoge cuanto condenan

y que de las hogueras las sílabas rescata,

tú, Safo, eterna musa y Diosa de las almas

 

que caminan entre sendas de letras

esmaltadas de pureza libertaria,

de amor sin cuartel y de viva esperanza.

 

Porque venciste, porque eres universo.

Porque eres piedra en sus tijeras

y eres fuego en sus censuras secas

que arden incendiadas bajo tus palabras.

 

Tú, Safo de Lesbos, tu luz en gran cascada

estalla en los reinos abatidos del silencio

de los que quisieron sepultarte

y sobre sus tumbas ahora canta!

 

Ven ahora, desnuda con tu lira blanca,

eterna, y entre sus malvas versos planta!

e ilumina los amores del mundo

que son, en verdad, la única Tierra Santa.

 

Ort

 

 

Como la dulce manzana que se enrojece en la rama alta,

                                                                    alta en la más alta,

y se olvidaron de ella los recolectores de manzanas;

pero no se olvidaron de ella, sino que no pudieron alcanzarla.

 

                                                                                       Safo