Publicado el

Ojos negros

 

 

 

.

 

Cruzaba como una sombra por el pasillo

y mientras vagaba, y mis pasos

a ninguna parte me llevaban, me agarró

el reflejo mortal, de mi sombra en el cristal.

 

¡Que ojos tan negros tienes! Me dije,

que ennegrecidos y que tristes

se te han quedado por las penas.

Que apagados, que negros y olvidados

que negros como la noche, que oscuros…

 

Parece que en ellos, ni una estrella se ha parado.

Ni marrones, ni verdes, ni azules como el cielo.

Negros, como un sueño hondo, sin luz; sin fondo.

 

 

Ort

 

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s