Publicado el

La margarita negra

 

 

Un cuerpo muerto

en un cementerio de claveles

donde florecen calaveras

es mi amor

que va llorando

tocando con los dedos

las adormideras

y desde un desierto de cariño

donde me hallo,

escribo,

aquí

donde únicamente crece

una margarita

por entera negra,

sobre la tierra

patria vacua

del poeta.

 

He de regarla

con las lagrimas

de mi tristeza

para que no se me muera,

para aliviar mi pena,

y calmar mi dolor

que se enreda

buscando la luz

como un blanco girasol

en una oscura senda.

 

                  Ort

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Una respuesta a “La margarita negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s