Publicado el

Andares Nocturnos

Se me clavó fijo tu andar

yo no se sobre qué día

o en que lenta noche.

Despacito ibas caminando por el borde

de la Luna,

como una enredadera de verde bronce

 

de esas que visten,

de antiguos los palacios.

 

Como un gato atento,

tus piernas;

hacia los placeres del vino

y de las estrellas.

haciendo creer que es camino

a el encharcado cemento

 

tu tacón de largo lamento

fundía el suelo de barro con el viento.

 

alfombras que sus pies cruzaban,

enzarzándose en los círculos

que creaba el agua.

parecía retumbar el mundo,

y su espalda

se me fundía en los ojos

y me arrancaba el alma.

 

su sombra de dama, su pelo

su piel… jugando,

a dejar su aroma por donde pasaba

 

que yo la dejo clavada

esa figura en mi mirada,

suave, la dejo caminando

por las noches doradas del alma

 

ese andar selecto,

debajo de la lluvia, por las aceras

saltando los lagos de las plazas.

 

 

 

 

 

Ort  2009

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s