Publicado el

Los ojos Marrones

 

Para una mente fácilmente impresionable

que ha recorrido tanto

y que ha visto tantos ojos reunirse

en hermandades de llamas

renaciendo para después volver a quemarse

y a apagarse,

A un hombre como yo, al que las tinieblas

le revolotean como alas sobre la espalda

creciéndole de entre las manos y la lengua

como caminante que soy

y como amante

Si es que hay un dios yo juro

que esos ojos marrones,

latentes cambiantes espesos

de tallos enardecidos

y de miles de hojas ardientes

y otoñales jamás los vi,

tampoco pude jamás imaginarlos

pues cada suave cambio de color

que susurran esos iris, son un sonido

un cosmos inquieto, un universo placentero

de maravillas tranquilas,

donde se mecen los deseos.

 

Y sobre uno de esos arrecifes

sobre uno de esos pequeños puertos

naufraga mi mirada, para hundirse otra vez

en el cielo de tus ojos marrones

que impresionan al verlos abiertos…

 

 

Ort

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s