Publicado el

Ventiún suspiros negros

 

 

 

Mozart está muerto,

a Lennon lo asesinaron,

Dvorak son las nubes

y Lwing Van

está en el dulce limbo

terrible, de los sordos

donde todos acabaremos,

sin que los respeten

los dedos de los pianistas

que también

se marchitarán

como los oídos

emborrachados

de las notas

de sus vidas.

 

Porque somos las viudas

blancas de las teclas

de los agujeros alargados

de veintiún suspiros negros

que nos hacen recordar

a todos los músicos muertos.

 

a todos los oídos sedientos

que se levantan cada mañana

en las lápidas donde la muerte

firmó su último encuentro

con los labios

de los tímpanos,

y los recuerdos.

 

 

 

Ort

 

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s