Publicado el

APEADEROS DEL OLVIDO

apeadero_1

 

“¡Qué profunda sepultura, el olvido!…”

Manuel José Othón

 

 

 

Railes de regaliz carmesí

bajo el cielo sangrante y triste

de una tarde moribunda.

 

Nubes  como telones oscuros

invocan a golpes de relámpagos

la súbita caída de la lluvia.

 

Reclama imponente la tormenta

allá en la lejanía mi alma y ojos,

mi llanto mi hastío mis despojos,

mientras de un estallido, revienta

en un lugar solitario del corazón

un manojo viejo de sueños rotos

 

Fantasmas! Fantasmas! Fantasmas

como apeaderos silenciosos!

 

Como apeaderos silenciosos…

Casi derrumbados, casi olvidados

mientras pasa el tren como la vida

llenando de suspiros todos los rostros

de las florecillas humildes y amarillas

que coronan la soledad de los rastrojos

 

Espectros! Espectros! Espectros

que miran por una cerradura al tiempo

mientras se derrumban silenciosos!

silenciosos…

 

silenciosos.

 

 

                                               Ort

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s