Publicado el

En una esquina de la nostalgia

A aquellos dos lugares arrasados ya por la mano del tiempo, y que resistirán por siempre el peso de la vida sobre nuestros corazones,
Y por encima de todos los lugares que guarda la tierra  y en donde hemos tenido la oportunidad de pisar os dedico estos versos a vosotros camaradas; a los que estuvieron siempre , a los que llegaron para quedarse y a aquellos que se fueron para jamás volver…
Ort
 

 

Cuando fuimos los mejores
y la vida no se pagaba
en todas las esquinas
mi juventud se suicidaba
Loquillo
.
 

Unas escaleras viejas que suben y bajan

que bajan que suben, que vienen y van

allí el cielo era de humo y vino

entre nubes verdes, aromas del soñar.

allí, todo licor era clandestino,

y de clandestinas noches disfrutaba

el alma, presta a jugarse y derramar

el aliento de la juventud, en una baraja

de ases y reyes que no sabía marcar

 

En una esquina de la nostalgia tengo

con sus paredes garabateadas, aquel lugar,

junto a todo lo que mi madre no sabe

y siempre le habré airado de negar.

Pero que os diría a vosotros compañeros

eternos de aquellas noches, camaradas

que el ron añejo de la presta luna

derramabais, entre el infierno crepuscular…

 

Alzad el vaso en alto!, una vez más!

y desempolvar el pasado para brindar!

 

Mis ebrios hermanos marineros

de tierras llanas que han surcado cantando

una y otra vez, de una punta a otra

el cielo nocturno de la mancha que es un mar!

Cuando eterno parecía, y no paraba de brillar

bajo una tenue bombilla, en un local,

y en un ático, balcón abierto a las estrellas

de aquellas noches que jamás se olvidarán

 

Alzad el vaso en alto!, una vez más!

y desempolvar el alma para recordar!

 

 

Ort.

 

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s