Publicado el

Optimismo

 

 

Que de profundas heridas

hierve el corazón a veces,

y que con otras se congela,

pareciendo que a menudo

y para siempre el mundo tirita

y el infierno nos sobrevuela

con alas tan pesadas como cadenas.

 

Que en el camino

se cruzan plantas venenosas

que parecen azucenas,

serpientes que otros dijeran,

con mirada embustera

que son simples enredaderas,

manos extendidas

como garras fieras

y atardeceres que no se disfrutan

sino que queman.

 

Que todo esto es la vida,

un pozo oscuro de recuerdos,

donde al fondo brilla una vela,

pero que tiene el poder de reflejar

la luz del centro de la tierra,

y más allá de tantos llantos

y tantas penas, quien no vive

no yerra, quien no sonríe

no abre sus puertas

y quien no ama

jamás alcanzó las estrellas.

 

Y si me dijeran,

¿Tu Patria?

Mis libros, mi familia,

mis amigos, mi música,

la luna llena que aun

no tiene fronteras,

 

¿tu sueño?

Unos ojos,

que todas las mañanas,

observándome

como se mira un despeinado templo,

inocentes y tiernos

a mi lado se despiertan,

 

¿y qué hay de tu felicidad?

Bueno, sé de una asturiana

que hace miel de mis tinieblas.

 

¿Y algo por lo que luchar?

Sin dudarlo la libertad

por encima de todas las cosas

que hay encima de esta mesa,

tan llena de todo que a veces

y sin que nos demos cuenta,

algún maldito idiota se la lleva

 

Por eso

y a riesgo de ser demasiado sincero,

he de decir que os quiero,

antes de que todos,

por una cosa u otra,

de una u otra manera,

nos vayamos a la mierda.

 

Que aun no fabricaron tantas balas como besos se dieron

en toda la historia en que la humanidad caminó sobre la tierra.

 

Ort 2020

Acerca de orteguilla

Poeta, o lo sueña. Humanista, agarrado a un mastil de conocimiento como un naúfrago en un océano sin fin. Y músico, que mientras lo goza, lo intenta... Me gusta emborracharme de letras, pensar mientras la cerveza corre y Mozart suena, y cuando sale la Luna llena, huir por ser la presa, pero me atrapa y me devora, me sube a las estrellas y deja mis zapatos en la tierra. Al escribir, soy un poquito más libre, como una flor morada de cardo, que colina abajo rueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s